Preparación y usos del DNI electrónico

lector_usb

Sin comentar todavía las nuevas características del DNI electrónico 3.0, presentado el pasado 25 de febrero de 2015, el DNIe incorpora un chip que alberga de forma segura los certificados electrónicos que otorgan al usuario la capacidad de identificación en medios telemáticos y de firmar electrónicamente.

Si pretendemos utilizar por primera vez el DNIe, nos puede ocurrir:

• Que los certificados fueran revocados en el momento de la expedición, puesto que la activación es voluntaria.
• Que los certificados electrónicos hayan caducado, ya que se expiden o se renuevan por 2 años y medio, siendo un periodo más corto que el de vigencia del documento.
• Que desconozcamos la contraseña (PIN) que nos fue entregada en un sobre ciego.

Tanto la activación o la renovación de certificados como la asignación de una nueva contraseña pueden realizarse en las comisarías de policía que dispongan de Puntos de Actualización del DNIe. Requiere la presencia física del titular porque la máquina leerá la huella dactilar. No se necesita solicitar cita previa.

Bien, ya tenemos nuestro DNIe listo para ser utilizado. ¿Qué elementos necesitaremos?

• Un ordenador personal.
• Un lector de tarjetas criptográficas, como en la imagen superior, instalado correctamente en nuestro ordenador.
• El software “módulo criptográfico del dnie” instalado en el ordenador. Este programa puede obtenerse en www.dnielectronico.es/descargas, seleccionando el que corresponda a nuestro sistema operativo.

Vale, ya tenemos nuestro DNIe listo para ser utilizado y los elementos necesarios instalados. ¿Qué podemos hacer? Lo indicado en el primer párrafo:

Acreditar electrónicamente y de forma inequívoca nuestra identidad en medios telemáticos. De esta forma, podremos realizar múltiples gestiones online de forma segura con las Administraciones Públicas, con empresas públicas y privadas, y con otros ciudadanos, a cualquier hora y sin realizar desplazamientos ni hacer colas.
Firmar digitalmente documentos electrónicos, otorgándoles una validez jurídica equivalente a la firma manuscrita. La firma puede solicitarse en el transcurso de una tramitación telemática o podemos disponer de una aplicación de firma, ya sea online o de escritorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR